Tengo el privilegio y la desgracia de ser parte de Asana, una ONG orientada a la atención de personas adultas con discapacidad mental severa, seguramente los discapacitados que más dependen de la ayuda de terceros. Ninguno de ellos podría llevar adelante su vida por sí mismo. En casi diez años he visto cómo, indefectiblemente, cada vez que hay elecciones o crisis de algún tipo, lo primero que se corta es el pago de los servicios que brindan instituciones como la nuestra. De mitad del año pasado a hoy sólo hemos recibido por los pacientes que atendemos del Programa Federal de Salud el pago de un mes (de Pami prefiero no opinar). Sé que no es responsabilidad de sus autoridades directas y que somos el último interés de los gobernantes de turno. Confío en que el nuevo gobierno no crea que los sueldos, la verdulería, los servicios, las cargas sociales y los aportes gremiales se pagan con altruismo.

¿Te acordás de Favaloro? Yo sí, todos los días.



Dr. Martín Rivera Pueyrredón
DNI 17.796.302

Contacto



Visual CAPTCHA
Acepto que me envíen información de ASANA