Respeto: Cada uno de nuestros residentes es un individuo único, con características propias, virtudes, defectos y gustos que lo hacen gozar y sufrir, que deben ser tenidos en cuenta.

Sinergia: Estimulando a los residentes para que alguno de ellos realice una actividad positiva y que los demás lo sigan, implicará haber ganado uno de los mejores terapeutas.

Dignidad: Lograr que realicen actividades que los hagan sentirse plenos es ayudarlos a realizarse como persona.

Amor: Para muchos de nuestros residentes somos su familia… ¡por eso trabajamos para que siempre se sientan orgullosos de ello!

Integridad de la persona: Creemos que un ambiente de contención tanto desde lo edilicio, como desde lo psicológico, lo espiritual y lo afectivo, son necesidades básicas que permiten a nuestros huéspedes encontrar en ASANA un HOGAR.

Contacto



Visual CAPTCHA
Acepto que me envíen información de ASANA